jueves, 7 de octubre de 2010

¿CÓMO ME PUEDE AYUDAR UNA PASTILLA?

Hoy, 7 de octubre es el Día Europeo de la Depresión. Es importante convencer al paciente de que se encuentra así por sus pensamientos y no por las circunstancias.

Muchas veces los pacientes con depresión no acuden de forma voluntaria a las consultas, sino que es el empeño y la constancia de los familiares quienes les hacen sentirse obligados a ir. Están tan desesperados que creen que nada les ayudará, algo que se agudiza cuando hablamos de tratamiento farmacológico. Es por esto que muchos de ellos se rinden y dejan el tratamiento.

"No tienen trabajo, les han despedido, se han separado o su hijo adolescente les causa problemas... piensan: ¿cómo me va ayudar una pastilla?" según explica  la psicóloga María Jesús Álava, autora de varios libros de autoayuda, entre ellos La inutilidad del sufrimiento (La Esfera de los Libros, 2003).

Con motivo del Día Europeo de la Depresión, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha explicado que la mitad de los pacientes no toman de forma adecuada o dejan el tratamiento que les han prescrito contra la enfermedad, que afecta a cuatro millones de personas en España. Estos pacientes suelen seguir el tratamiento una media de cuatro meses, frente al período recomendado por las guías clínicas, que va de los seis a los nueve.

Álava asegura que es más importante decirle al paciente cómo puede salir de ese estado que explicarle por qué se encuentra en esa situación; es decir, el paciente necesita ser consciente de cómo se encuentra, pero también de cómo puede mejorar. Para ello, la psicóloga aconseja fijar pequeñas metas que motiven al paciente y, en lugar de decirle qué tiene que hacer, entrenarle para hacerlo (lo que se conoce como método cognitivo-conductual).

Es necesario que quienes sufren depresión sepan que su caso puede requerir de tratamiento psicológico, farmacológico o mixto. El apoyo terapéutico es importante para que no abandone la medicación, porque el paciente necesita el 100% de su organismo para el tratamiento.

Los medicamentos equilibran el nivel bioquímico del enfermo y le dan buena predisposición para el tratamiento. Ayudan a que vuelva a dormir bien y le quitan la angustia que siente.

¿Cómo es un paciente de depresión?

No tiene capacidad de análisis, está triste, pesimista, vulnerable y no tiene esperanza. Busca la inactividad, tiene problemas para dormir y puede ser reticente a tomar la medicación porque, entre otras razones, los efectos positivos tardan en verse 15 días y entre tanto se siente fatigado y se encuentra mal.

¿Qué puede hacer para abandonar ese estado?

Apoyarse en los familiares, en las personas significativas de su vida y darse cuenta de que se encuentra así por sus pensamientos y no por las circunstancias. Es fundamental que controle sus propios pensamientos, que descubra que si controla el pensamiento controlará sus emociones y que, "a pesar de lo que te pasa, te puedes sentir mejor", como subraya Álava.



© Fini Calviño