martes, 15 de mayo de 2012

Después de 4 años soy lo que soy

A veces soy tan cobarde que hasta me escondo de mi misma. Me siento culpable cuando callo, cuando hablo, cuando digo, cuando me desprendo de todo hasta hacerme transparente, hasta desaparecer o no parecer nadie, a veces todo no es nada, a veces nada lo es todo.
En ocasiones pienso que las personas que me odian tienen tantos motivos para hacerlo como las personas que me quieren, porque me siento que a veces puedo ser el defecto de una virtud y la virtud en un defecto. Acumulo imperfecciones y las muestro, así como también muestro aquellas cosas que alimentan mi ego. Me siento vanidosa y superficial, profunda y humilde. Quisiera ser sólo esa parte que idealizo de mi, que me gusta, y que  trabajo diariamente para que así sea.
Desnudo mis sentimientos más profundos buscando sinceridad, y soy sincera aunque mienta, a veces doy para que se sepa que he dado, aunque también soy capaz de entregar sin pretender nada. Me siento muy aliada y cómplice con el silencio sincero.
A veces me mataría y otras en cambio, volvería a nacerme. A veces soy lo que soy y pido perdón por ello, a veces soy lo que soy y me enorgullezco por ello.
Siempre soy lo que soy y Me Acepto. Hoy, hace cuatro años, toda mi vida se concentró en un instante.

© Fini Calviño