martes, 4 de diciembre de 2012

Y la solución es...

PERDER. Perder una y otra vez. Perder hasta hacer de la pérdida un arte. Perder hasta perderlo todo. Perder hasta quizá… no haber perdido.

© Fini Calviño