martes, 13 de julio de 2010

INTERCAMBIO DE CAMISETAS

Os habíais preguntado alguna vez por qué los jugadores de fútbol intercambian sus camisetas, bien en el descanso o bien al final del partido, pues según la FIFA, el primer caso se produjo en 1931, cuando la selección francesa solicitó a sus rivales ingleses las "camisas para conmemorar una victoria histórica" en el parisino estadio de Colombes. Sin embargo, el intercambio más famoso en la historia de los mundiales fue cuando Pelé y Bobby Moore lo hicieron en público después del partido que enfrentó a Brasil e Inglaterra en el Mundial de México de 1970.

Cambiarse las camisetas con el rival ha tenido su propia evolución, y aquí en España se vive con una mayor intensidad si cabe, especialmente cuando los rivales más modestos se miden a Real Madrid o Barcelona. Aunque también ha dejado gestos desagradables, ya que una cámara captó como Guti despreció la camiseta de un jugador del Rayo Vallecano al dársela a un guardia de seguridad.

Pero siguiendo con la costumbre, los expertos y los pioneros de estas prácticas sostienen que las camisetas se cambian, además de por un recuerdo, como un gesto de respeto hacia el rival. Normalmente, hay jugadores que pactan antes del partido la camiseta que desean, otros sin embargo lo hacen con el rival que más cerca tienen.

La mejor anécdota también tiene como protagonista a Pelé, cuando en su etapa en el New York Cosmos tenía que llevar a cada partido una media de 25 camisetas para satisfacer las peticiones de todos sus rivales. Actualmente un jugador sea del equipo que sea, sólo puede cambiar su prenda un máximo de dos ocasiones, antes del descanso y después del partido.

© Fini Calviño