jueves, 17 de enero de 2013

Bienvenida a mi mundo

... donde no tienes que limpiarte los zapatos para entrar.
Pasa, ponte cómoda, 
¿te ofrezco algo de beber?
¿Una taza de historias,
un trago de sinceridad?
O quizás tengas hambre...
¿Te sirvo un trozo de amistad?

¡Bienvenida a mi mundo!
¿Te gusta la decoración?
Es sencilla, nada lujosa;
sin pinturas de sentimientos abstractos,
ni esculturas de amigas falsas.
Sólo hay dos habitaciones,
mi corazón y mis pasiones.
Si quieres las dos no importa,
puedo dormir en el sofá.

© Fini Calviño