miércoles, 30 de noviembre de 2011

FACTURA INFORMATIVA

Hay autonomías en las que se está entregando, o se va a entregar, una factura "informativa" del coste que ha supuesto nuestra visita al médico, de la asistencia que recibamos en Urgencias, de la intervención quirúrgica que hemos sufrido o de cualquier gasto que ocasionemos por ponernos enfermos. Naturalmente, me estoy refiriendo a la sanidad pública. Lo hacen, o lo van a hacer, con la "sana" intención de que tomemos conciencia de lo que cuesta atendernos, aunque seamos nosotros mismos, con nuestros impuestos y cotizaciones los que pagamos.

Yo propongo que:

Cada vez que el rey, el presidente del gobierno, ministro, el presidente de comunidad autónoma, el diputado, el senador, el presidente de la diputación, el alcalde, etc. etc. etc, se suba a su coche oficial, se le entregue la factura.

Cuando visite centros de mayores o colegios, engalanados especialmente para su visita, que le entreguen la factura.

Cuando asista a la multitud de fiestas, recepciones, comilonas, que se organizan por cualquier acto político, que le entreguen la factura.

Cuando se suba en trenes o aviones para viajar en clase especial, que le entreguen la factura.

Todo ello, claro, con la única intención de que "tomen conciencia" de lo que nos cuesta a la ciudadanía mantener tantos cargos públicos.

sábado, 26 de noviembre de 2011

CAPERUCITA 2.0


Había una vez una niña muy bonita. Le habían dado un ordenador portátil y la muchachita lo llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Carperucita 2.0
Un día, su madre le pidió que llevase una memoria USB a su abuela, que vivía al otro lado del bosque, recomendándole que no se entretuviese por el camino, ni se distrajera tuiteando, pues cruzar el bosque sin ver Google maps era muy peligroso, ya que siempre andaba acechando por allí el lobo, que tenía el bosque lleno de editoriales y ordenadores con Windows Vista.
Caperucita recogió la mochila digital con la memoria USB y se puso en camino. La niña tenía que atravesar el bosque para llegar a casa de la abuelita, pero no le daba miedo porque allí siempre se encontraba con muchos amigos: las wikis, los blogs, Ubuntu, Moodle…
De repente, vio  al lobo, que era enorme, delante de ella.

-         ¿A dónde vas, niña? – le preguntó el lobo con su voz ronca y sus derechos de autor
-         A casa de mi abuelita – le dijo Caperucita
-         No está lejos – pensó el lobo para sí, dándose media vuelta

Caperucita puso su mochila en la hierba y se entretuvo con su teléfono móvil: “El lobo se ha ido –escribió en Twitter-, no tengo nada que temer. La abuela se pondrá muy contenta cuando le lleve una webcam además de la memoria USB”.
Mientras tanto, el lobo se fue a casa de la abuelita, llamó suavemente a la puerta y la anciana le abrió pensando que era Caperucita. Un bloguero que pasaba por allí, había observado la llegada del lobo.
El lobo obligó a la abuelita a comprar una enciclopedia multimedia, y a leerla encerrada en un pequeño cuarto, en el que, además, tenía que instalar todas las actualizaciones de Windows. Después, se puso una camiseta con el logotipo de Flickr, se metió en la cama y cerró los ojos. No tuvo que esperar mucho, pues caperucita 2.0 llegó enseguida, toda contenta. La niña se acercó a la cama y vio que su abuela estaba muy cambiada.

-         Abuelita, abuelita, ¡qué Google Reader más grande tienes!
-         Son para leerte mejor –dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela
-         Abuelita, abuelita, ¡qué Skype más grande tienes!
-         Son para oírte mejor – siguió diciendo el lobo
-         Abuelita, abuelita, ¡qué copyright más grande tienes!
-         Es para … ¡comerte mejooooor! – y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre la niñita y la hizo pagar un canon digital, lo mismo que había hecho con la abuelita, y también la encerró.

Mientras tanto, el bloguero se había quedado preocupado y creyendo adivinar las malas intenciones del lobo, decidió echar un vistazo a ver si todo iba bien en la casa de la abuelita. Pidió ayuda a un tuitero, y los juntos llegaron al lugar. Vieron la puerta de la casa abierta y el lobo tumbado en Moodle, dormido de tan harto que estaba.

El bloguero sacó su post y criticó la editorial de lobo. Abrió el pequeño cuartucho y la abuelita y Caperucita 2.0 estaban allí, ¡vivas!, aunque agotadas por las actualizaciones de Windows.

Para castigar al lobo malo, el bloguero le llenó la cabeza de comentarios y le abrió una cuenta en del.icio.us. Cuando el lobo despertó de su pesado sueño, sintió muchísimas ganas de cobrar otro canon y se dirigió a un estanque próximo para beber agua de un trasvase. Confundido, quiso beber en un vídeo de Youtube. Como los comentarios pesaban mucho, terminó sacándose una cuenta en Facebook y se ahogó.

En cuanto a Caperucita y su abuela, no sufrieron más que un gran susto, pero Caperucita 2.0 había aprendido la lección. Prometió a su abuelita no añadir a sus contactos de Messenger a ningún desconocido que se encontrara en el camino. De ahora en adelante, seguiría las juiciosas recomendaciones de su abuelita y su mamá, que compartían en un Google Doc.




domingo, 20 de noviembre de 2011

DURRUTI



75 años de la muerte del anarquista Durruti, su mensaje está más ViVo que nunca:

"Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones; y ese mundo está creciendo en este instante" 


miércoles, 16 de noviembre de 2011

lunes, 14 de noviembre de 2011

¿CORRE, CORRE, QUE LLUEVE?


Pues va a ser que no. 

Los científicos recurren a una gran cantidad de fórmulas de física de fluidos para explicar que cuánto más rápido nos movemos, más gotas nos caerán encima, es decir, nos mojamos más. La situación más extrema, señalan los expertos, es aquella en la que la lluvia nos llega de frente a causa del viento.
En ocasiones como esta, el profesor Jearl Walter, titular de la cátedra de Física de la Universidad de Cleveland, tiene una solución: el monopatín. De acuerdo con Walter, la postura curvada que adopta el cuerpo nos permite un movimiento fluido sin mojarnos... tanto. Solo hay un caso en el que sí se recomienda correr: si el viento nos llega por detrás.

Solo que en tales circunstancias, casi hay que hacer un máster para no mojarse. Si esto sucede, el profesor Jearl Walter recomienda moverse a la misma velocidad que caen las gotas de agua. Nosotros, en cambio, sugerimos usar un paraguas cuando llueve. 


Revista Quo

viernes, 11 de noviembre de 2011

Un buen día


Me he despertado casi a las diez
y me he quedado en la cama
más de tres cuartos de hora,
y ha merecido la pena.

Ha entrado el sol por la ventana,
y han brillado en el aire
algunas motas de polvo.
He salido a la ventana
y hacía una estupenda mañana.

H e bajado al bar para desayunar
y he leído en el Marca
que se ha lesionado el niñato.
Y no me he acordado de ti
hasta pasado un buen rato.

Luego han venido estos por aquí
y nos hemos bajado
a tomarnos unas cañas,
y me he reído con ellos.

He estado durmiendo hasta las seis
y después he leído
unos tebeos de Spiderman,
que casi no recordaba.
Y he salido de la cama

He puesto la tele y había un partido
y Mendieta ha marcado un gol
realmente increíble.
Y me he puesto triste
el momento justo antes de irme.

Había quedado de nuevo a las diez
y he bajado en la moto
hacia los bares de siempre,
donde quedaba contigo,
y no hacía nada de frío.

He estado con Erik hasta las seis
y nos hemos metido
cuatro millones de rayas.
Y no he vuelto a pensar en ti
hasta que he llegado a casa,
y ya no he podido dormir
como siempre me pasa.



Un buen día - Los Planetas, chicas, hoy es 11-11-11 y lo prometido es deuda :-D


sábado, 5 de noviembre de 2011

SENSACIONES

La mejor sensación del mundo es ver sonreír a alguien y saber que tu eres el motivo.

© Fini Calviño