martes, 26 de junio de 2012

Derechos, no favores

Un derecho no es lo que alguien te debe dar. Un derecho es lo que nadie te debe negar, por eso se llaman derechos y no favores.

sábado, 23 de junio de 2012

Meigas Fora







Mouchos, coruxas, sapos e bruxas. 
Demos, trasgos e diaños, espritos das nevoadas veigas. 
Corvos, pintigas e meigas, feitizos das menciñeiras. 
Podres cañotas furadas fogar dos vermes e alimañas. 
Lume das Santas Compañas, mal de ollo, negros meigallos, 
cheiro dos mortos, tronos e raios. 
Oubeo do can, pregón da morte; fuciño do sátiro e pé de coello. 
Pecadora lingua da mala muller casada con home vello. 
Averno de Satán e Belcebú, lume dos cadavres ardentes, 
corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernais cús, 
muxido da mar embravescida. 
Barriga inútil da muller solteira, 
falar dos gatos que andan á xaneira, 
guedella porca da cabra mal parida. 
Con este fol levantarei as chamas de este lume 
que asemella ao do inferno, 
fuxirán as bruxas a cabalo das súas escobas, 
índose bañar na praia das areas gordas. 
¡Oíde, oíde! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse na augardente, 
quedando así purificadas. 
E cando este brevaxe baixe polas nosas gorxas, 
quedaremos libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento. 
Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: 
si é verdade que tendes máis poder que a humana xente, 
eiquí e agora, facede cos espritos dos amigos que están fora, 
participen con nós de esta queimada.

miércoles, 20 de junio de 2012

El origen del funcionariado


Con el funcionariado está sucediendo lo mismo que con la crisis económica. Las víctimas son presentadas como culpables y los auténticos culpables se valen de su poder para desviar responsabilidades, metiéndoles mano al bolsillo y al horario laboral de quienes inútilmente proclaman su inocencia. Aquí, con el agravante de que al ser unas víctimas selectivas, personas que trabajan para la Administración pública, el resto de la sociedad también las pone en el punto de mira, como parte de la deuda que se le ha venido encima y no como una parte más de quienes sufren la crisis. La bajada salarial y el incremento de jornada de los funcionarios se aplaude de manera inmisericorde, con la satisfecha sonrisa de los gobernantes por ver ratificada su decisión.  

Detrás de todo ello hay una ignorancia supina del origen del funcionariado. Se envidia de su status -y por eso se critica- la estabilidad que ofrece en el empleo, lo cual en tiempos de paro y de precariedad laboral es comprensible; pero esta permanencia tiene su razón de ser en la garantía de independencia de la Administración respecto de quien gobierne en cada momento; una garantía que es clave en el Estado de derecho. En coherencia, se establece constitucionalmente la igualdad de acceso a la función pública, conforme al mérito y a la capacidad de los concursantes. La expresión de ganar una plaza «en propiedad» responde a la idea de que al funcionario no se le puede «expropiar» o privar de su empleo público, sino en los casos legalmente previstos y nunca por capricho del político de turno. Cierto que no pocos funcionarios consideran esa «propiedad» en términos patrimoniales y no funcionales y se apoyan en ella para un escaso rendimiento laboral, a veces con el beneplácito sindical; pero esto es corregible mediante la inspección, sin tener que alterar aquella garantía del Estado de derecho.  

Los que más contribuyen al desprecio de la profesionalidad del funcionariado son los políticos cuando acceden al poder. Están tan acostumbrados a medrar en el partido a base de lealtades y sumisiones personales, que cuando llegan a gobernar no se fían de los funcionarios que se encuentran. Con frecuencia los ven como un obstáculo a sus decisiones, como burócratas que ponen objeciones y controles legales a quienes piensan que no deberían tener límites por ser representantes de la soberanía popular. En caso de conflicto, la lealtad del funcionario a la ley y a su función pública llega a interpretarse por el gobernante como una deslealtad personal hacia él e incluso como una oculta estrategia al servicio de la oposición. Para evitar tal escollo han surgido, cada vez en mayor número, los cargos de confianza al margen de la Administración y de sus tablas salariales; también se ha provocado una hipertrofia de cargos de libre designación entre funcionarios, lo que ha suscitado entre éstos un interés en alinearse políticamente para acceder a puestos relevantes, que luego tendrán como premio una consolidación del complemento salarial de alto cargo. El deseo de crear un funcionariado afín ha conducido a la intromisión directa o indirecta de los gobernantes en procesos de selección de funcionarios, influyendo en la convocatoria de plazas, la definición de sus perfiles y temarios e incluso en la composición de los tribunales. Este modo clientelar de entender la Administración, en sí mismo una corrupción, tiene mucho que ver con la corrupción económico-política conocida y con el fallo en los controles para atajarla. 

Estos gobernantes de todos los colores políticos, pero sobre todo los que se tildan de liberales, son los que, tras la perversión causada por ellos mismos en la función pública, arremeten contra la tropa funcionarial, sea personal sanitario, docente o puramente administrativo. Si la crisis es general, no es comprensible que se rebaje el sueldo sólo a los funcionarios y, si lo que se quiere es gravar a los que tienen un empleo, debería ser una medida general para todos los que perciben rentas por el trabajo sean de fuente pública o privada. Con todo, lo más sangrante no es el recorte económico en el salario del funcionario, sino el insulto personal a su dignidad. Pretender que trabaje media hora más al día no resuelve ningún problema básico ni ahorra puestos de trabajo, pero sirve para señalarle como persona poco productiva. Reducir los llamados «moscosos» o días de libre disposición -que nacieron en parte como un complemento salarial en especie ante la pérdida de poder adquisitivo- no alivia en nada a la Administración, ya que jamás se ha contratado a una persona para sustituir a quien disfruta de esos días, pues se reparte el trabajo entre los compañeros. La medida sólo sirve para crispar y desmotivar a un personal que, además de ver cómo se le rebaja su sueldo, tiene que soportar que los gobernantes lo estigmaticen como una carga para salir de la crisis. Pura demagogia para dividir a los paganos. En contraste, los políticos en el poder no renuncian a sus asesores ni a ninguno de sus generosos y múltiples emolumentos y prebendas, que en la mayoría de los casos jamás tendrían ni en la Administración ni en la empresa privada si sólo se valorasen su mérito y capacidad. Y lo grave es que no hay propósito de enmienda. No se engañen, la crisis no ha corregido los malos hábitos; todo lo más, los ha frenado por falta de financiación o, simplemente, ha forzado a practicarlos de manera más discreta.

Francisco J. Batista - Catedrático de Derecho Constitucional


martes, 19 de junio de 2012

Los "hombres de negro" en la Admón. Pública

Este movimiento de protesta, que hace que los funcionarios/as públicos acudan a su puesto de trabajo vestidos de negro, se ha organizado de forma espontánea, por iniciativa de los propios trabajadores/as descontentos con la actual situación y sin el respaldo de ninguna institución oficial ni sindicatos.



lunes, 18 de junio de 2012

Oferta de trabajo

Se necesitan cuatro personas responsables para atajar la crisis:

1 Electricista, para quitar a todos las y los enchufados que en hay en TODAS las administraciones públicas
1 Charcutero, para trocear todos los chorizos
1 Cura para repartir hostias
1 Fontanero para cerrar el grifo

lunes, 11 de junio de 2012

35 Sentencias firmes de TS sobre el concurso...

que la Junta de Andalucía sigue sin acatar.


¿Alguien me puede explicar cómo se puede gobernar con el nepotismo que está demostrando el gobierno andaluz? 
¿Alguien me puede explicar qué se puede hacer cuando un gobierno no acata las sentencias dictadas por diferentes jueces?
¿Alguien me puede explicar por qué esto no interesa a los medios de comunicación cuando somos 12.000 funcionarios y funcionarias que estamos atrapados en un concurso que tenía que estar resuelto desde el 25 de noviembre de 2011?
Muchas preguntas para cero respuestas.



SSTSJA de 4 de octubre de 1999, 29 de febrero de 2000, 30 de octubre de 2000, 10 de julio de 2006 (recurso apelación 296/06), 30 de octubre de 2006 (recurso apelación 230/2005), 2 de julio de 2007, 7 de julio de 2008, 10 de julio de 2008, 16 de septiembre de 2011 (recurso de Apelación, nº. 391/2010, recurso contencioso 146/2008), 1 de diciembre de 2011 (recurso de apelación, nº. 404/2010, recurso contencioso 11/2011), 14 de diciembre de 2011 (recurso de apelación, nº. 394/2010, recurso contencioso 211/2011), 19 de diciembre de 2011 (recursod de apelación 2317/2007) 21 de diciembre de 2011 (recurso de apelación, nº. 566/2011, recurso contencioso 291/2010), 20 de febrero de 2012 (recurso de apelación 2544/2007), de 3 de mayo de 2012 (apelación 227/2012), de 10 de mayo de 2012 (recurso de apelación 234/2012, y de 10 de mayo de 2012 (recurso de apelación 264/2012).
Auto de la Sala Tercera del Tribunal Supremo de fecha 30 de diciembre de 2009 (casación 5394/2006), y las Sentencias firmes del Tribunal Supremo, Sala Tercera, de 26 de abril de 2010 (recurso de casación (2703/2007), 21 de junio de 2010 (recurso de casación 790/2007), 30 de junio de 2010 (recurso de casación 333/2007), 27 de julio de 2010 (recurso de casación 1257/2007), 3 de septiembre de 2010 (recurso de casación nº. 665/2007), 14 de septiembre de 2010 (recurso de casación 2574/2010), 18 de noviembre de 2010 (recursos de casación 5340/2007, 5146/2007, y 5150/2007), 20 de julio de 2011 (recurso de casación nº. 6398/2008), 18 de enero de 2012 (recurso de casación 1707/2009), 29 de febrero de 2012 (recurso de casación 3744/2009), y 21 de marzo de 2012 (recurso de casación 3298/2009). 

Pendiente de adquirir firmeza entre otras Sentencia 193/2012, de 7 de mayo, del Juzgado de lo Contencioso nº 9, Derechos Fundamentales 735/2011.

Sentencias del Tribunal Constitucional 87/2009, de 20 de abril, Sala Primera, Fundamento Jurídico Séptimo, 137/2009, de 15 de junio, Sala Primera Fundamento Jurídico in fine, y los Autos del citado Tribunal Constitucional 112/2008, de 14 de abril, 63/1996, de 12 de marzo 




Miedos



Me enfrento al miedo con la esperanza de poder vivir un final feliz.

domingo, 10 de junio de 2012

Copio y pego



“Las condiciones son extremadamente favorables”, los tipos de interés serán “más bajos”, “es un apoyo financiero que no tiene nada que ver con un rescate”, es “un ejercicio de transparencia”, “es bueno para la economía española y es bueno para el euro”, “ayudará a las familias y a las empresas”, “es el camino a la recuperación y al empleo”… Es, por resumir, tan cojonudo, tan estupendo y tan fantástico que, escuchando al ministro Luis De Guindos, no se entiende que no se haya pedido el rescate antes.
“Las noticias que traemos hoy son positivas”, dice Luis de Guindos ante la estupefacción de la sala de prensa, que pensaban que estaban ante el ministro del cuarto país de Europa en tener que solicitar un rescate y se encuentran con la celebración de una victoria. Tal vez por eso Mariano Rajoy, en su infinita modestia, ha preferido que sea su ministro de Economía quien se apunte el tanto. “No me he sentido presionado en lo más mínimo, en absoluto”, dice De Guindos de sus socios europeos, esos amigos que otorgan este generoso apoyo a nuestro amado líder, Mariano Rajoy. ¿Un rescate dulce? No, es mejor aún: es un aperitivo de las victorias que esperan a la Roja en la Eurocopa. ¡Viva el rescate! ¡Viva la virgen del Rocío!
———
Pregunta un periodista: “Si según usted la sociedad no va a sufrir, ¿por qué no se ha pedido antes el rescate?”
Responde De Guindos: “A usted no le tocaba preguntar ahora.”
 



viernes, 8 de junio de 2012

lunes, 4 de junio de 2012

Contraseñas



Amigos imaginarios

-Mi amigo imaginario es mejor.
-No, el mío es mejor.
-Te repito que el mío es mejor.
-Qué no, que lo es el mío
-¿Pero qué dices?, el mío es mejor que el tuyo.
-Te repito que no.
-Si
-No
-El mío es mejor.
-No, el mío es mejor que el tuyo.

Acabo de resumir las guerras religiosas.

viernes, 1 de junio de 2012

Durezas

Es duro haber tenido y no tener,
haber podido y no poder,
haber sido y ya no ser.

© Fini Calviño